¡Hola papás y mamás!

Esta actividad es muy fácil y seguro que los peques disfrutan mucho. Se trata de una actividad sensorial con gelatina, que los más peques también pueden hacer ya que no hay riesgo si se llevan el material a la boca.

Con esta actividad desarrollamos los sentidos de los peques.
Para hacerla necesitáis:

  • Gelatina
  • Agua
  • Molde

Pasos a seguir:

  1. Primero preparamos la gelatina. Seguid las instrucciones del paquete para que quede bien. Aunque para hacer la actividad podéis añadir un poco menos de agua de la que indica el sobre.
  2. Luego echamos la gelatina en el molde que hayáis elegido (si tenéis cubiteras pueden servir).
  3. Meter la gelatina en la nevera y esperar a que se enfríe y cuaje (en el sobre debe venir el tiempo aproximado).

Una vez cuajada, se las podéis presentar a los peques en una mesa a su altura, o a los más pequeños en la bandeja de la trona. A los más grandes le podéis vendar los ojos para agudizar el sentido del olfato y el tacto y que puedan describir lo que sienten. A los peques, no hará falta que les digáis qué hacer… ¡seguro que la tocan nada más verla!

¡Esperamos que disfrutéis de esta actividad!